28 de diciembre de 2010

GONZALO MARIÁTEGUI: DIBUJOS ABSTRACTOS (2005-2009)


A continuación mostramos algunos dibujos abstractos de la 
producción del artista peruano Gonzalo Mariátegui (años 2005-2009), realizados con óleo esmalte sobre cartulina.
                                                                           



Gonzalo Mariátegui Viera Gallo (1943)
                                                                    
                   

       
                                                                       
                                    


                         
                                                         


                                                                                           
      
                                              
                             
                                                    

                   
            









                                                             





                                                                                                                           
                          









                                                            
                                                                            




                                                       

13 de diciembre de 2010

MARIO VARGAS LLOSA RECIBE EL PREMIO NOBEL DE LITERATURA 2010





Por el milagro de la internet nuestro blog Siete Jeringas les invita a ver a corta distancia la Medalla de oro del Premio Nobel de la Literatura, sin duda exacta a la que recibió don Mario Vargas Llosa el día 10 de diciembre último de manos de Carlos Gustavo XVI, rey de Suecia.


Asimismo, reproducimos algunas imágenes que son testimonio de algunos de los momentos cumbres que ocurrieron aquella noche de Hadas.



Medalla del Premio Nobel (anverso).

                         
   Medalla del Premio Nobel de Literatura (anverso y reverso).

                      
Las distintas medallas del Premio Nobel correspondientes a: Literatura, La Paz, Física y Química, Fisiología o Medicina, y Ciencias Económicas.


Momentos antes de realizarse la entrega de los premios Nobel 2010.
                                   
Mario Vargas Llosa recibe el Premio Nobel de Literatura 2010 de manos de Carlos XVI Gustavo, rey de Suecia.            
    
Mario Vargas Llosa pronuncia a nombre de los galardonados el discurso de agradecimiento.                                                                         
                                                                    

EL TESTAMENTO DE ALFRED NOBEL



Mucho se ha hablado sobre el testamento de Alfred Nobel, en especial respecto a su voluntad de instituir premios anuales en los campos de las Ciencias Físicas, Química, Fisiología o Medicina, Literatura y la Paz. Con este motivo hemos considerado pertinente reproducir su testamento para que los estudiosos y pretendientes a los premios conozcan e interpreten, mediante esta traducción que consideramos cabal, la voluntad del filántropo sueco.



   Alfred Nobel (1833 - 1896)                                                



"El que suscribe, Alfred Bernhard Nobel, declaro por este medio tras profunda reflexión, que mi última voluntad respecto a los bienes que puedo legar tras mi muerte es la siguiente: 

Se dispondrá como sigue de todo el remanente de la fortuna realizable que deje al morir: el capital, realizado en valores seguros por mis testamentarios, constituirá un fondo cuyo interés se distribuirá anualmente como recompensa a los que, durante el año anterior, hubieran prestado a la humanidad los mayores servicios. El total se dividirá en cinco partes iguales, que se concederán: una a quien, en el ramo de las Ciencias Físicas, haya hecho el descubrimiento o invento más importante; otra a quien lo haya hecho en Química o introducido en ella el mejor perfeccionamiento; la tercera al autor del más importante descubrimiento en Fisiología o Medicina; la cuarta al que haya producido la obra literaria más notable en el sentido del idealismo; por último, la quinta parte a quien haya laborado más y mejor en la obra de la fraternidad de los pueblos, a favor de la supresión o reducción de los ejércitos permanentes, y en pro de la formación y propagación de Congresos por la Paz. 

Los premios de Física y Química serán otorgados por la Academia de Ciencias sueca; los de Fisiología o Medicina por el Instituto Carolino de Estocolmo; los de Literatura por la Academia de Estocolmo y el de la obra por la Paz por una comisión de cinco personas que elegirá el Storthing (Parlamento) noruego. Es mi voluntad expresa que en la concesión de los premios no se tenga en cuenta la nacionalidad, de manera que los obtengan los más dignos, sean o no escandinavos. 

Como ejecutores de estas disposiciones testamentarias designo al señor Ragnar Sohman, con domicilio en Befors, Verlandia, así como al señor Rudolf Lilljequist, con residencia en Malmskildnadsgatan 31, Estocolmo, y Bengtfors en las proximidades de Uddevalla. 


A partir de ahora, es éste el único testamento con valor legal. Con él quedan sin efecto todas las disposiciones testamentarias anteriores que puedan aparecer después de mi muerte. 

París, 27 de noviembre de 1895."


          Alfred Bernhard Nobel

1 de diciembre de 2010

JAVIER BELLIDO VALDIVIA: PINTURAS


Reencuentro/técnica mixta sobre cartulina/202x193cm./2009 (Entrada a la galería)

Inscripción a la entrada de la muestra de puño y letra del artista.

Visitas conversan con Javier Bellido.                                                       
                       
          
Javier Bellido flanqueado por Gonzalo Mariátegui y el profesor Muñoz, director de la galería.
                  
   
El artista junto a su autorretrato.


JAVIER BELLIDO VALDIVIA(1985) es un joven pintor peruano dotado de un extraordinario talento. Realizó sus estudios en la Facultad de Arte de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), en la especialidad de pintura. En su quinto año de pintura mereció de la PUCP el prestigioso Premio "Adolfo Winternitz", en reconocimiento a sus condiciones de pintor, lo cual no es poca cosa. 

Hace poco días ha concluido su primera muestra individual de pinturas en la 

Galería de arte UNIFÉ, de la Universidad UNIFÉ, Camacho, Lima, Perú. En dicha muestra Bellido, pintor expresionista figurativo, se presenta como una auténtica promesa para las artes plásticas del Perú. En cada cuadro ofrece un admirable derroche de dominio de dibujo, color y composición. 

Bellido Valdivia es un joven amable, breve de palabras, poseedor de un rico mundo interior. El color es su lenguage. Su dibujo es de gran originalidad y fuerza. 

A continuación les ofrecemos algunas de las imágenes de los cuadros que constituyeron su muestra. Adicionales imágenes de la producción de este pintor puede encontrarse en su blogspot: (http://www.javierbellidov.blogspot.com/).
                                                                               
                                                                   



El hombre pájaro y sus amigos en el fin del mundo/ técnica mixta sobre cartulina/200x195cm./2009


Trío atómico/técnica mixta sobre cartulina 200x194cm./2009
                                               
                                                   


Noche de fantasmas


La cruz/técnica mixta sobre cartulina/196x201cm./2009                              
                       

Mujer sentada/técnica mixta sobre cartulina/202x195cm./2009                                     
                                

Autorretrato/ técnica mixta sobre cartulina/205x194cm./2008


El hombre pájaro al ataque/técnica mixta sobre cartulina/200x195cm./2009
                   

 Filmándola/técnica mixta sobre cartulina/195x294cm./2008
                                        

 La situación/técnica mixta sobre cartulina/200x196cm./2008
                                                               

El sobrerero loco/técnica mixta sobre cartulina/200x194cm./2008
                                                

Eltrono/técnica mixta sobre cartulina/196x200cm./2009                                                    
                    
                       
El cría cuervos/técnica mixta sobre cartulina/197x200 cm,/2008


24 de noviembre de 2010

MARIO VARGAS LLOSA Y LA NOCHE DE ENTREGA DEL PREMIO NOBEL DE LITERATURA 2010

                                                                                   


 La  Academia  Sueca                                                                                                                                                                                                                            

El próximo 10 de diciembre del año 2010, en Estocolmo, Suecia, el destacado escritor peruano, Mario Vargas Llosa, vestido de flamante frac, pronunciará el discurso más importante de su vida. En presencia de Su Majestad, Carlos XVI Gustavo, rey de Suecia, y de representantes de la aristocracia del talento , dirá su palabra. 

Pero, ¿qué dirá? Los que no presenciaremos la emotiva ceremonia tenemos la enorme expectativa de leer el discurso en los periódicos del día siguiente. ¿Será frío? ¿Será lacónico? ¿Será incendiario? ¿Será producto de su cerebro o de su corazón? ¿Hablará de los pobres, de los excluidos o quizás hablará de la importancia de la literatura? Tal vez hable de ambas cosas o quizás de ninguna.

lo cierto es que Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de literatura 2010, debe estar pasando el momento más angustioso de su vida. Cómo lograr dormir cuando sabe que la humanidad espera su palabra. Esta es su oportunidad para inspirar el cambio, cualquiera que sea. ¿Se le escapará entre las manos? ¿Estará a la altura de las circunstancias? ¿Su discurso será recordado o será olvidado como los de Faulkner y Hemingway? ¿Querrá Vargas Llosa lograr lo que otros no lograron? Desde luego que sí.

En la oscuridad de la noche nuevayorquina mientras todos duermen, Mario Vargas Llosa mira por los ventanales a los rascacielos, consciente que se aproxima su finest moment y que para salir victorioso deberá concentrar sus cinco sentidos y producir un excelente discurso. Tal vez piense: “Todo sería más fácil si me hubieran dado el premio hace veinte años y no cuando estoy a meses de cumplir setenta y cinco.” De joven todo es más fácil. 

Hace muchos años, el joven Vargas Llosa era un desconocido que viajaba por primera vez a Europa, con unas cuantas prendas en la maleta, prestada o regalada tal vez (porque Vargas Llosa sí mordió el duro pan de la pobreza), lleno de ilusiones y con el ferviente deseo de conocer a su héroe de entonces, Jean Paul Sartre.

Jean Paul Sartre, ganador del Premio Nobel 1964, se rehusó a recibir el premio arguyendo que este tenía color político y que aceptarlo significaría la limitación de su libertad que tan ardorosamente había defendido toda su vida.

Tal vez esa no fue la única o verdadera razón. Quizá Sartre temía pararse ante la Academia Sueca y pronunciar un discurso que no estaría a la altura del genio que muchos le atribuían. 

Cuarenta y seis años después de aquel desaire (tres generaciones según Ortega y Gasset) el joven -cariñosamente apodado “el valiente sartrecillo” por sus compañeros de la Universidad de San Marcos en alusión a su admiración por Sartre - se parará y pronunciará un discurso, el cual no dudamos constituirá la pieza más original e importante de toda su producción como escritor y ser humano. 

Esa noche Mario Vargas Llosa estará flanqueado por las Musas y su discurso será magistral, pues le brotará del corazón. Nosotros, los más de trescientos millones de habitantes que hablamos el idioma de don Miguel de Cervantes, desde ya le deseamos éxito. Y nuestro sentimiento también es auténtico, porque igualmente nos brota del corazón. 





JULIO RAMÓN RIBEYRO: ¿POR QUÉ ESCRIBO?


Busto de Julio Ramón Ribeyro en Av. Pardo, Miraflores.


JULIO RAMÓN RIBEYRO (1929 - 1994) novelista, cuentista, ensayista y dramaturgo fue autor de La palabra del mudo (colección de sus cuentos) y Prosas apátridas entre muchas obras, es con justicia considerado el más importante cuentista peruano y uno de los más destacados escritores de la literatura narradores de hispanoamérica con justicia considerado el más importante cuentista peruano y uno de los más destacados escritores de la literatura hispanoamérica.

Para los que no conocen las motivaciones que indujeron al gran Julio Ramón Ribeyro a tomar la pluma, reproducimos las razones con las palabras del autor.


¿POR QUÉ ESCRIBO?
por Julio Ramón Ribeyro


-- Para deshacerme de ciertas obsesiones y de sentimientos opresivos.

-- Para tratar de dar forma y comprender mejor ideas e intuiciones que me pasan por la cabeza.

-- Para contar algo que merece ser contado.

-- Para crear, sin otro recurso que las palabras, algo que sea bello y duradero.

-- Por una necesidad humana de ser reconocido, apreciado, admirado y – tal vez— amado.

-- Porque me divierte.

-- Porque es lo único que sé hacer más o menos bien.

-- Porque me libera de un cierto sentimiento de culpa inexplicable.

-- Porque me he acostumbrado a hacerlo y porque es para mí, más que una rutina, un vicio.

-- Para que mi experiencia de la vida, así sea pequeña, no sea perdida.

-- Porque el hecho de estar solo frente a mi máquina de escribir y al papel en blanco, me da la ilusión de ser absolutamente libre y poderoso.

-- Para continuar de existir después de muerto, ya sea sobre la forma de un libro, como de una voz que alguien se dé el trabajo de escuchar

-- En cada lector futuro, el escritor renace. 











22 de noviembre de 2010

CUENTO: EL CALÍGRAFO

                                                       
                                                        
Por intermedio de un vendedor de curiosidades cayó en mis manos una copia de la partida de nacimiento de Danilo Pérez, el cual, según el documento, nació en un caserío de una lejana y montañosa provincia de Araguay. 

La curiosidad -mi mayor vicio- me impulsó a buscar información de la vida de este hombre. Armado de pinzas y mucha paciencia durante años he recogido, aquí y allá, datos que conforman la historia de un hombre, baladí a simple apariencia.
Danilo Pérez vino a la capital a muy temprana edad, cuando su madre aún lo cargaba en brazos. La familia fugaba de los sangrientos conflictos que libraban los terratenientes de la zona debido a su insaciable apetito por ampliar la extensión de sus tierras y el número de su ganado. Durante la huida, mientras los Pérez atravesaban un puente colgante que les garantizaba la anhelada libertad, el padre de Danilo fue alcanzado por una bala que lo mató al instante.

Instalado en la capital, Danilo realizó sus estudios en un colegio fiscal en el cual, con excepción del curso de caligrafía, no destacó en ninguna otra asignatura. Ciencias y letras siempre le torturaron y ni qué decir de deportes. Debido a su reducida talla, débil contextura y finas manos, los deportes rudos siempre aterrorizaron al hombrecito; razón por la cual los sucesivos directores del colegio en comprensivo gesto lo eximían de practicarlos, asentando en los registros la nota mínima aprobatoria para el manso Danilo

Durante sus horas libres, Danilo -correctamente sentado- sea en el pupitre escolar o en la mesa del comedor de su hogar, se dedicaba absorto a la práctica de la caligrafía. Una y otra vez trazaba las letras del abecedario, a veces en mayúsculas y otras en minúsculas, pasando de un estilo a otro, llenando innumerables cuadernos de ejercicios de caligrafía. Esta actividad lo hizo retraído, breve de palabra e indiferente al cultivo de amistades. 

Para Danilo no había límite cuando se trataba de caligrafía. Tanto el día como la noche eran propicios para escribir con bella letra. Bastará un ejemplo. Se afirma que copió la biblia en su integridad, tanto el antiguo como el nuevo testamento. En tareas de caligrafía, Danilo no conocía el agotamiento.

Pronto la fama de su capacidad para escribir de manera elegante se extendió por toda la capital y empezó a recibir encargos de ministerios, municipalidades, universidades y colegios, para extender certificados, diplomas y documentos de gran importancia, tales como tratados internacionales. 

Desde luego, no hubo banquete que se realizara en palacio de gobierno o en alguna embajada acreditada en Araguay que frente a cada asiento le faltara una tarjeta de finísimo cartulina con el nombre y apellido de la persona a la que le correspondía sentarse; todas realizadas con la inimitable caligrafía de Danilo Pérez. 
Concluido el banquete, los mozos no encontraban una tarjeta que hubiera sido olvidada. Con sumo cuidado, los invitados –tan pronto tomaban asiento- retiraban su tarjeta y la guardaban en el bolsillo de su saco para después en su casa u oficina exhibirlas dentro de un marco de plata en un lugar de preferencia. 

En verdad, pocos son los hombres que no se rinden ante la satisfacción de ver su nombre –por ridículo que sea- caligrafiado con insuperable maestría. Los prohombres, invitados a numerosos banquetes, en poco tiempo alcanzaban una amplia colección, las cuales gozaban en vida y con orgullo legaban a sus herederos preferidos. 

Y cuando Danilo Pérez no tenía algún encargo que realizar, con especial deleite escribía una y otra vez su nombre y apellido en distintos estilos, llegando a diseñar nuevas caligrafías que eran motivo de admiración de legos y conocedores, a nivel nacional e internacional. 
Era tan grande el orgullo que Danilo sentía por su oficio que cuando cumplía un encargo él mismo se encargaba de llevar los documentos caligrafiados a la institución o persona que se lo había encargado. Su temor era que algún mensajero negligente arrugara o perdiera lo que él y sus clientes consideraban una obra de arte.

En una de estas idas y venidas Danilo tuvo que ir a la municipalidad provincial donde -debido a un plantón que realizaba un grupo de empleados ediles frente a la entrada del palacio municipal- fue recibido por una puerta lateral por el mismo alcalde. Camino al despacho del burgomaestre la pequeña comitiva pasó por las oficinas de los registros civiles donde de súbito Danilo paró en seco. 

Una joven mujer, con una criatura en brazos, lloraba con gran pena. Danilo preguntó la razón de aquellas amargas lágrimas y el alcalde le informó que se trataba de una madre soltera que estaba inscribiendo el nacimiento de su hijo, debido a que el padre se rehusaba hacerlo. Al instante Danilo dijo: 

--¡Qué injusto! Toda criatura debe tener un padre que lo firme
.

--¿Y por qué no lo firma usted?

--Es que yo no soy su padre.

--Eso mismo dicen muchos padres biológicos. El único que sale perjudicado es el niño que toda su vida llevará el estigma que no fue firmado en su partida de nacimiento.
--Entonces, yo lo firmaré—respondió Danilo a voz en cuello, como nunca antes lo había hecho en su vida, y sacando un fino lapicero se acercó al mostrador y exigió firmar al niño como su hijo. La madre, sorprendida inicialmente, movió la cabeza en señal de asentimiento y Danilo estampó su nombre y apellido con una bellísima caligrafía. Los presentes aplaudieron con enorme alegría y dieron vivas hasta que Danilo y el alcalde desparecieron de aquel ambiente.

Y lo que debió ser un caso fortuito, se volvió costumbre. Todos los días hábiles del mes Danilo asignaba las mañanas para visitar las municipalidades distritales donde lo esperaba un cerro de partidas de nacimiento de niños cuyos padres rehusaban reconocer y que él con su hermosa caligrafía al llenar el espacio correspondiente legalmente se convertía en padre de niños que no conocía. 
Danilo jamás aceptó dinero de los familiares del recién nacido y eso que hubo casos que las sumas ofrecidas eran considerables, pues los niveles económicos variaban. Iban de la pobreza extrema hasta las familias más adineradas de Araguay. Danilo, sin embargo, obsequiaba a cada criatura que reconocía como hija o hijo suyo una tarjeta de fina cartulina con su nombre y apellidos bellamente caligrafiados.

Para cuando Danilo Pérez cumplió cien años algunos clientes le ofrecieron una cena. En un comienzo Danilo se rehusó. Nunca le habían gustado los ágapes, las multitudes y tener que ponerse smoking como era la costumbre en el aristocrático Club República. Pero como le aseguraron que era una mesa de pocas personas, aceptó. 

Aquella noche Danilo Pérez llegó al club en una hermosa limosina, en compañía de un amigo. Para su sorpresa no fueron a un salón reservado sino que fueron acompañados por el botones hasta el Gran salón. 

De pronto las enormes puertas doradas se abrieron de par en par, Danilo ingresó y una multitud, tanto de hombres como de mujeres, elegantemente vestidos, se pusieron de pie y empezaron a aplaudir. Danilo no tardó en advertir que los aplausos eran para él. Sin embargo, no conocía a nadie. Al unísono la concurrencia se lanzó a cantar el Feliz cumpleaños. Y en la parte que se menciona el nombre, todos pronunciaron la palabra “papá”. Recién entonces el calígrafo cayó en la cuenta que aquellos comensales eran sus “hijos”, los hombres y mujeres que durante casi ocho décadas había reconocido como hijos suyos. Luego que todos tomaron asiento en la enorme mesa, frente a la tarjeta que llevaba su respectivo nombre, uno a uno se puso de pie, tomó el micrófono miró a Danilo, lo llamó Papá y le dijo la posición que había alcanzado en la vida: madres de familia, diplomáticos, jueces, abogados, médicos, empresarios, militares, e incluso había un candidato presidencial, con muchas posibilidades de salir elegido en las inminentes elecciones generales. 

De pronto alguién gritó:

--¡Vivan los Pérez! ¡Viva nuestro padre!

Y todos, al unísono, respondieron:

-- ¡Viva!



                         
                                                        
                                                       

19 de noviembre de 2010

CUENTO: LA GALERÍA DE ARTE





   


Llevan ya casi dos horas sentados, el uno frente al otro, en la cafetería de la galería de arte, sin pronunciar una sola palabra. Alguna vez fueron amantes, pero la relación amorosa concluyó hace diez años cuando ella aceptó la realidad que él nunca se casaría con ella. Ahora sólo están unidos por el vínculo comercial.


A es dueña de la galería de arte moderno más prestigiosa de la capital. Y es su artista más importante, su engreído de largos años, el que durante décadas ha marcado los precios de venta más altos en el país.


De cuando en cuando cruzan miradas, pero rápido dirigen la atención hacia lugares opuestos. La situación es tensa. Hoy es un día importante, decisivo. En breves minutos se determinará si Y continua como artista exclusivo y principal de la galería o si se va. 


Si Y se va, A pierde poco, pues a diario recibe llamadas de jóvenes artistas que desean trabajar en exclusividad para ella y ofrecen reconocerle comisiones superiores a las que tiene contratadas con Y. 


Desde hace tiempo, A contempla la posibilidad de modificar su lista de artistas preferidos. La clientela ya no muestra interés por los cuadros de Y. Es que Y, desde hace diez años, no se renueva. Preséntanos novedades y te compramos, responden los clientes a los ofrecimientos de la marchand.


Los gastos de la galería suben en espiral y A urge de un artista que le produzca ganancias. En secreto A ha identificado a un candidato, el cual, con la debida promoción, rápido superará los niveles de venta que alguna vez tuvo Y. Pero, a cambio, el nuevo exigirá que Y se retire de la galería. Además, Y debe cerca de cien mil dólares a la galería por pagos a cuenta de futuras ventas. Con ese dinero ha estado viviendo los últimos meses, pero no hay señas de cuándo podrá pagar la deuda. 
Con las manos sudorosas, el artista mira el pesado reloj que cuelga en la pared y comprueba que faltan pocos minutos para las ocho de la noche, hora que la galería cierra las puertas al público, hora en que se decidirá su suerte. Pero, ¿por qué tarda Z? ¿Qué le habrá detenido? ¡Cómo odio A! Con las ventas de mis cuadros levantó la galería, compró un departamento en el barrio más residencial de la capital y ahora que paso por una breve mala racha me quiere desembarcar.


Con la vista fija en la ventana, A piensa en lo harta que está de Y, de sus poses de gran artista creador, de su incapacidad de captar clientes. Gracias a que durante años le he vendido sus cuadros ahora tiene un Porsche Carrera GT, una casa de playa y la casa-taller más importante de todos los artistas sudamericanos. Si no fuera un manirroto tendría una fortuna en el banco y podría retirarse con dignidad. Cuando entenderán los artistas que el éxito no es eterno, que detrás viene la jauría de los jóvenes.
De pronto, cuando el reloj empieza a dar las ocho campanadas, entra Z a la cafetería con un cheque de gerencia en la mano, girado a la orden de galería por cerca de cien mil dólares. Y lo toma y se lo entrega a la marchand. Ésta lo revisa, se pone de pie y mirando a Y le dice: 


--Conforme, tienes un año más para que las ventas aumenten.

--En seis meses tendrás más dinero de lo que puedes guardar en tu caja fuerte. 

--Así espero, responde A con parquedad y se retira de la cafetería.

--¿Supongo que el comprador quedó dichoso con el auto? pregunta Y a Z. 

--A una cuarta parte de su precio, yo diría que dichoso es poco, responde Z. 

--Para antes de fin de año tendré un carro mejor. 



--¿Y si no generas más ventas? Es tu final. En pocos meses tus acreedores habrán tomado tus demás bienes y te habrás quedado en la calle.


Y sonríe, toma a su amigo del brazo y mientras van caminando por la calle con dirección a la casa-taller, el pintor dice: 


--No seas negativo, siento que la inspiración me regresará en cualquier momento.


Atrás, en la galería, A cierra la puerta de su oficina y con otra llave abre la puerta que da a un ambiente privado, al que sólo ella tiene acceso. En el centro de la habitación hay una enorme jaula, de gruesos barrotes, de techo a piso. Adentro está la Musa de Y. 

La vendedora de cuadros mira a la Musa y le dice: 

--Habrá que esperar un año más. Entonces te diré el nombre de tu nuevo protegido.


1 de octubre de 2010

ARMANDO VILLEGAS: EL LÚCUMO DEL INCA



En el taller de Armando Villegas (el corazón de su casa).




"La virgen del choclo" de Armando Villegas.                                                                                  




   Gonzalo Mariátegui y Armando Villegas.                                                     
    
                                                   


Luz Dari Romero, Armando Villegas y Teresa Ortecho.

                                                  


Armando Villegas con caja.                           
                             


Armando Villegas y Gonzalo Mariátegui en amena conversación.

                                                        


El Maestro Villegas busca y Tere posa para foto.


                                                    
Tere Ortecho, Sonia de Villegas, Armando Villegas y Gonzalo Mariátegui en la puerta de la casa taller.                                                                                                        


Al pie de uno de los cerros de la ciudad de Bogotá, Colombia, en una hermosa residencia vive un inca peruano cuyo nombre español es Armando Villegas. Este destacado pintor, peruano-colombiano, es originario de las agrestes y bellas alturas de Ancash. Hace ya muchas décadas vino a Lima a estudiar en la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes donde, cual enorme Quijote, fue armado artista pintor.

Luego de su graduación, el joven artista viajó becado a Colombia para perfeccionar sus conocimientos de pintura para luego regresar a su país de origen. Sin embargo, la belleza de Colombia, la simpatía de su gente y el entusiasmo con que su obra fue recibida en el medio artístico, pronto lo hizo uno de ellos, llegando a figurar junto a los artistas más destacados de la plástica colombiana, posición que continua manteniendo durante más de cinco décadas.

No exagero cuando afirmo que Armando Villegas es un notable pintor de nivel mundial. Eso lo saben nuestros lectores. Pero como en Siete Jeringas nos gusta dar a conocer lo que es poco conocido, nos permitiremos relatar una vivencia personal de Gonzalo Mariátegui. 

Resulta que allá por el año 2008, nuestro director, Gonzalo Mariátegui, viajó a Bogotá a presentar su novela “La virtud de Alexandra”, evento que se realizó en el prestigioso Centro Cultural Andrés Bello con una nutrida y entusiasta concurrencia. Esa noche fue engalanada de manera especial con la presencia del Maestro Villegas y su distinguida esposa, la señora Sonia.

Horas antes, Gonzalo había tenido el enorme honor de ser invitado a almorzar a la casa-taller de los Villegas en compañía de su pareja, Teresa Ortecho, y su buena amiga, Luz Dari Romero, bogotana que estaba deseosa de conocer al maestro pintor.

Fue durante el magnífico almuerzo que don Armando, orgulloso de su origen español-quechua, dijo que, a pesar de la distancia, guardaba siempre muy cerca el recuerdo y amor por lo peruano. Los invitados ya lo habíamos percibido en silencio durante la visita guiada que nos hizo de su bello hogar, en cuyo corazón está el taller del artista.

Pero volvamos a lo poco conocido. Resulta que don Armando con enorme orgullo, mayor aun a ser premiado en una bienal de arte, nos informó que en su jardín crecía un lúcumo peruano y que puntualmente daba fruto, de igual calidad a la que se cosecha en el Perú. Esta revelación causó enorme sorpresa entre sus invitados pues la lúcuma, manjar que aún no ha sido divulgado debidamente en el mundo, por razones climáticas sólo crece en Perú y en Chile. Sin embargo, La persistencia y amor de Armando Villegas -el último de los Incas- por la Pachamama (“Madre Tierra”) había logrado que el lúcumo plantado en su jardín (junto a la ventana de su dormitorio) dé fruto cual tributo al extraordinario pintor.


Antes que los huéspedes se retiraran de la casa, el Maestro Villegas los hizo pasar al jardín donde pudieron observar al árbol del lúcumo en flor y una vez más comprobaron que: para el amor todo es posible.